Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, Page 365

Frutas, Cereales, Legumbres y Hortalizas

Capítulo 7—Las frutas

La bendición de las frutas frescas

464. Estoy muy agradecida a Dios de que cuando Adán perdió su hogar edénico, el Señor no lo privara de la provisión de frutas.—Carta 157, 1900.

465. El Señor desea que los que viven en los países donde se pueden obtener frutas frescas durante gran parte del año, reconozcan la bendición que tienen en ellas. Cuanto más dependamos de las frutas frescas tal como se las saca del árbol, tanto mayor será la bendición.—Joyas de los Testimonios 3:134 (1902).

466. Sería bueno que cocinásemos menos y comiésemos más frutas al natural. Enseñemos a la gente a hacer consumo copioso de uvas, manzanas, duraznos y peras en estado fresco, así como de toda otra clase de fruta que se pueda obtener. Prepárense dichas frutas para el consumo invernal poniéndolas en conserva, usando vidrio, hasta donde sea posible, en vez de latas.—Joyas de los Testimonios 3:137, 138 (1902).

[Las frutas son alimento excelente, y ahorran trabajo de cocinar—546]

467. Para un estómago dispéptico, podéis colocar sobre vuestras mesas frutas de diferentes clases, pero no demasiadas en una comida.—Joyas de los Testimonios 1:191 (1870).

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»