Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, Page 370

suelo. Todos deben familiarizarse con el valor especial de las frutas y las legumbres frescas traídas de la quinta o de la huerta. A medida que aumenta el número de pacientes y de estudiantes, se necesitará más tierra. Pueden plantarse vides, lo cual hará posible que la institución produzca sus propias uvas. La huerta de naranjos que está en el lugar puede ser una ventaja.—Manuscrito 13, 1911.

[Importancia del cultivo de frutas y verduras para la mesa—519]

[Frutas y verduras en la misma comida—188, 190, 722]

[Uso de fruta en la mesa de E. G. de White.—Apéndice I:4, 9, 15, 22, 23.]

[La fruta en las dietas del sanatorio—441]

[Uso de fruta en la mesa de los ayudantes—444, 651]

[La fruta en la mesa de los campamentos—124, 765]

[Debe incluirse en una dieta sencilla para los visitantes—129]

[Forma parte de una dieta sencilla y apetitosa—204, 503]

[E. G. de White recomienda los tomates.—Apéndice I:16, 22, 23.]

Capítulo 8—Los cereales

Una dieta escogida por el creador

481. Los cereales, las frutas carnosas, las oleaginosas y las legumbres constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse de un régimen alimenticio más complejo y estimulante.—El Ministerio de Curación, 228 (1905).

[Para el contexto, véase 111.]

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»