Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, Page 411

Capítulo 18—Los encurtidos (pickles) y el vinagre

573. En esta época de apresuramiento, cuanto menos excitante sea el alimento, mejor. Los condimentos son perjudiciales de por sí. La mostaza, la pimienta, las especias, los encurtidos y otras cosas por el estilo, irritan el estómago y enardecen y contaminan la sangre.—El Ministerio de Curación, 250 (1905).

574. Estaba sentada en una ocasión a la mesa con varios niños menores de doce años. Se servían con abundancia carne; y de pronto una niña delicada y nerviosa pidió encurtidos. Se le entregó un frasco lleno de ellos, ardientes con mostaza y picantes con especias, del cual ella se sirvió en abundancia. La niña era proverbial por su nerviosidad e irritabilidad de temperamento, y estos condimentos ardientes estaban bien calculados para producir tal condición.—Christian Temperance and Bible Hygiene, 61, 62; Fundamentals of Christian Education, 150, 151 (1890).

575. Los pasteles de carne y los encurtidos, que nunca debieran hallar cabida en un estómago humano, proporcionarán una sangre de pésima calidad.—Joyas de los Testimonios 1:189 (1870).

576. Los órganos productores de sangre no pueden convertir las especias, los pasteles de carne concentrados, los encurtidos y la carne en buena sangre.—Testimonies for the Church 2:383 (1870).

[Para el contexto véase 336.]

577. Evítese el uso de mucha sal y el de encurtidos y especias, consúmase mucha fruta, y desaparecerá en gran parte la irritación que incita a beber mucho en la comida.—El Ministerio de Curación, 235 (1905).

[Los encurtidos irritan el estómago y hacen impura la sangre—556]

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»