Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, Page 577

Apéndice

Apéndice 1—Experiencia personal de Elena G. de White como reformadora en pro de la salud

[Al leer las declaraciones de la Sra. de White con respecto a sus prácticas dietéticas, el estudiante reflexivo reconocerá los siguientes principios:

Primero: “La reforma alimenticia debe ser. progresiva”.—El Ministerio de Curación, 247. La luz no fue dada en su plenitud al comienzo. Fue concedida con fuerza creciente de tiempo en tiempo a medida que la gente se preparaba para comprender y obrar de acuerdo con ella, y era adecuada a las prácticas y las costumbres generales del comer en la época en que la instrucción fue dada.

Segundo: “No establecemos ninguna línea precisa para ser seguida en materia de. alimentación”.—Testimonies for the Church 9:159. Se dieron advertencias reiteradas contra ciertos alimentos específicamente perniciosos. Pero en general, se presentaron los principios generales, y la aplicación detallada de estos principios amplios a veces debe ser determinada por la experimentación, y en base a las mejores conclusiones científicas asequibles.

Tercero: “Yo no me constituyo en criterio para. nadie”.—Carta 45, 1903. Habiendo adoptado en forma inteligente ciertas reglas para sí misma, la Sra. de White a veces describió el régimen alimenticio de su propio hogar, pero no como una regla por la cual otros debían regirse en forma rígida.—Los compiladores.]

La primera visión de la reforma pro salud

1. Fue en el hogar del Hno. A. Hilliard, ubicado en Otsego, Míchigan, el 6 de junio de 1863 cuando el gran

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»