Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

La Educación, Page 193

Capítulo 24—La educación manual

“Que procuréis [...] trabajar con vuestras manos”.

En ocasión de la creación, el trabajo fue establecido como una bendición. Implicaba desarrollo, poder y felicidad. El cambio producido en la condición de la tierra, debido a la maldición del pecado, ha modificado también las condiciones del trabajo, y aunque va acompañado ahora de ansiedad, cansancio y dolor, sigue siendo una fuente de felicidad y desarrollo. Es también una salvaguardia contra la tentación. Su disciplina pone freno a la complacencia, y promueve la laboriosidad, la pureza y la firmeza. Forma parte, pues, del gran plan de Dios para que nos repongamos de la caída.

Se debe guiar a los jóvenes a apreciar la verdadera dignidad del trabajo. Mostrarles que Dios trabaja constantemente. Todos los elementos de la naturaleza cumplen la tarea que se les ha asignado. Se ve actividad en

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»