Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Joyas de los Testimonios 1, Page 584

llevará al alma a los laberintos del escepticismo. La religión de la Biblia es simplemente el misterio de la piedad; ninguna mente humana puede comprenderlo plenamente, y es completamente incomprensible para el corazón irregenerado.

El Hijo de Dios comparó las operaciones del Espíritu Santo al viento, que “de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde vaya.” Juan 3:8. Leemos además en el relato sagrado que el Redentor del mundo se regocijó en espíritu y dijo: “Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, que escondiste estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños.” Lucas 10:21.

El Salvador se regocijó de que el plan de salvación fuera de tal naturaleza que los que son sabios en su propia estima, aquellos que están engreídos por las enseñanzas de la vana filosofía, no pueden ver la belleza, el poder y el misterio oculto del Evangelio. Pero a todos los humildes de corazón, aquellos que tienen un deseo sincero e infantil de recibir enseñanzas y conocer y hacer la voluntad de su Padre celestial, se les revela su Palabra como el poder de Dios para su salvación.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»