Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Joyas de los Testimonios 2, Page 180

La importancia del sábado*Historical Sketches of the Foreign Missions of the Seventh Day Adventist, 215-218 (1886). (Artículo escrito desde Cristiania, Noruega.)

Los que ocupan puestos de responsabilidad deben ejercer cuidado para que sus palabras y ejemplo sean tales que induzcan al pueblo a tener ideas y prácticas correctas. Deben estar seguros de que en nada empequeñecen los requerimientos de Dios. Debido a que el cuarto mandamiento se desprecia en forma tan general, debemos ser tanto más sinceros y decididos al procurar honrar este precepto de la santa ley de Dios. El mensaje del tercer ángel es el que hemos de presentar al mundo. En él Dios tiene una prueba para nosotros, y si estamos a la altura de la norma, debemos ser un pueblo peculiar.

Quienquiera que obedezca al cuarto mandamiento hallará que se traza una línea de separación entre él y el mundo. El sábado no es un requerimiento humano, sino una prueba de Dios. Es lo que distinguirá a quienes sirven a Dios de los que no le sirven; y acerca de este punto se producirá el último gran conflicto de la controversia entre la verdad y el error.

Entre la generalidad de nuestro pueblo en estos reinos, el sábado no ha ocupado la posición exaltada en que Dios lo puso. El mundo es el instrumento que zarandea la iglesia, y prueba el carácter genuino de sus miembros. El mundo ofrece incentivos que, cuando el creyente los acepta, lo colocan donde su vida no está más en armonía con su profesión de fe.

En sociedad con los incrédulos

Algunos de nuestros hermanos que se dedican a los negocios no han observado el sábado según el mandamiento. Algunos han estado asociados con incrédulos, y la influencia de estos socios violadores del sábado ha tenido su efecto sobre

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»