Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Joyas de los Testimonios 2, Page 465

La administración de las escuelas*Testimonios para la Iglesia 6:206-218 (1900).

Desearía tener tal dominio del lenguaje que pudiese expresar claramente la importancia de la debida administración de nuestras escuelas. Todos debieran considerar que nuestras escuelas son los medios por los cuales el Señor quiere darse a conocer. Por doquiera se necesitan hombres y mujeres que hagan las veces de conductos de luz. La verdad de Dios tiene que ser llevada a todos los países, a fin de que los hombres sean iluminados por ella.

Por ser el pueblo que tiene más luz, debiéramos idear medios por los cuales formar un ejército de misioneros educados que ingresen en los diferentes departamentos de la obra de Dios. Necesitamos jóvenes de uno y otro sexo, bien disciplinados y adelantados, en nuestras escuelas y nuestros sanatorios, en la obra misionera médica y las casas de publicación, en las asociaciones de los diversos estados y en el campo en general. Necesitamos jóvenes de uno y otro sexo que por tener alta cultura intelectual sean idóneos para hacer la mejor obra para el Señor. Hemos hecho algo en el sentido de alcanzar esta norma, pero aun estamos muy por debajo de lo que el Señor ha indicado. Como iglesia y como individuos, si queremos estar sin culpa en el juicio, debemos hacer esfuerzos más liberales para la educación de nuestra juventud, a fin de que esté mejor preparada para los diversos ramos de la gran obra confiada a nuestras manos. Como pueblo que tiene gran luz, debiéramos hacer planes sabios a fin de que las ingeniosas inteligencias de los que poseen talento se fortalezcan, disciplinen y pulan y así la obra de Cristo no sea estorbada por falta de obreros expertos que hagan su trabajo con fervor y fidelidad.

Algunos se contentarían con dar una educación acabada a

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»