Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Mente, Cáracter y Personalidad 2, Page 838

Apéndice A—Consejo a una mujer deprimida de mediana edad

Mi mente va hacia Ud., Marta... Queremos verla confiando plenamente en el precioso Salvador. El la ama, dio su vida por Ud. porque le asignó valor a su alma. Tuve un sueño no hace mucho. Paseaba por un jardín, y Ud. estaba a mi lado. Ud. decía una y otra vez: “Mire ese feo arbusto, ese árbol deforme, ese pobre botón de rosa sin desarrollar. Me hacen sentir mal, porque me parece que representan mi vida y la situación en que me encuentro delante de Dios”.

Me pareció que una forma esbelta caminaba justamente delante de nosotros y decía: “Junten las rosas, los lirios y los claveles, y dejen a un lado las espinas y los feos arbustos, y no hieran las almas que están a su cuidado”.

Me desperté. Me volví a dormir y el sueño se repitió. Volví a despertar y me dormí nuevamente, y el sueño se repitió por tercera vez. Ahora quiero que Ud. considere esto y ponga a un lado su desconfianza, sus preocupaciones y sus temores. Aparte la vista de Ud. misma y mire a Jesús; retire la vista de su esposo y mire a Jesús. Dios le ha dirigido palabras de ánimo. Aférrese a ellas, obre de acuerdo con ellas, avance por fe y no por vista. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Hebreos 11:1.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»