Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Testimonios Selectos Tomo 3, Page 369

Capítulo 58—El aprovechamiento de los talentos

Dios quiere que aquellos que le siguen dediquen su vida al mejoramiento y progreso propios y que sean guiados y regidos por una experiencia correcta. El hombre verdadero es aquel que está dispuesto a sacrificar su propio interés por el beneficio de los demás, y aquel que se ejercita en vendar a los de corazón quebrantado. Apenas si han comenzado muchos a comprender el verdadero objeto de la vida; y aquello que es real y substancioso en su vida queda sacrificado por causa de los errores que albergan.

Nerón y César eran conocidos por el mundo como grandes hombres; pero, ¿los consideraba Dios así? No; no estaban relacionados por una fe viva al gran Corazón de la humanidad. Estaban en el mundo, y comían, bebían y dormían como hombres del mundo; pero eran satánicos en su crueldad. Dondequiera que fueran esos monstruos de la humanidad, su senda quedaba señalada por el derramamiento de sangre y la destrucción. El mundo los alabó mientras vivieron; pero cuando fueron sepultados, el mundo se regocijó. En contraste con la vida de estos hombres, podemos poner la de Lutero. El no nació príncipe, no llevó corona real. Su voz se dejó oír desde la celda de un claustro, y se sintió su influencia. Tenía un corazón humano, que palpitaba para bien de los hombres. Defendió valientemente la verdad y lo recto, e hizo frente a la oposición del mundo para beneficiar a sus semejantes.

El intelecto solo no hace al hombre de acuerdo a la norma divina. Hay poder en el intelecto, si está santificado y regido por el Espíritu de Dios. Es superior a las riquezas y al poder físico; pero debe ser cultivado a fin de hacer al hombre. El derecho que uno tiene a ser tenido por hombre queda determinado por el uso que ha hecho del intelecto. Byron tenía concepto intelectual y profundidad de pensamiento, pero no era hombre según la norma divina. Era agente de Satanás. Sus pasiones eran fieras e indomables.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»