Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Testimonios Selectos Tomo 3, Page 374

Capítulo 59—Los siervos de Dios

Dios eligió a Abrahán como mensajero suyo para comunicar por su medio luz al mundo. La palabra de Dios no llegó a él presentándole perspectivas halagüeñas de un salario elevado en esta vida, o un gran aprecio y honores mundanales. “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré,” fué el mensaje divino enviado a Abrahán. El patriarca obedeció, y “salió sin saber dónde iba” como portador divino, para mantener el nombre de Dios vivo en la tierra. Abandonó su país, su hogar, sus parientes y todas las gratas compañías de la primera parte de su vida, para hacerse peregrino y advenedizo en la tierra.

Con frecuencia, es más esencial de lo que muchos creen que las relaciones sostenidas en la primera parte de la vida queden rotas, a fin de que aquellos que han de hablar “en lugar de Cristo” estén en situación de poder ser educados por Dios y de prepararse para su gran obra. Con frecuencia los parientes y amigos tienen una influencia que, según Dios puede ver, habría de estorbar grandemente las instrucciones que él se propone dar a sus siervos. Los que no están en relación con el cielo harán sugestiones que si se escuchan, apartarán de su obra santa a aquellos que debieran ser portadores de luz al mundo.

Antes que Dios pudiese usarle, Abrahán debía separarse de sus asociados anteriores, a fin de no ser dominado por la influencia humana, y dejar de fiar en la ayuda humana.

Una vez que se hubo relacionado con Dios, este hombre debía morar entre extraños. Su carácter debía ser peculiar, diferente de todo el mundo. No podía siquiera explicar su conducta de manera comprensible para sus amigos, porque eran idólatras; las cosas espirituales deben discernirse espiritualmente; por lo tanto sus motivos y sus actos no podían ser comprendidos por sus deudos y amigos.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»