Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Testimonios Selectos Tomo 3, Page 375

La implícita obediencia de Abrahán fué uno de los casos más notables de fe y confianza en Dios que se encuentran en los anales sagrados. Con la sola promesa de que sus descendientes poseerían Canaán, sin la menor evidencia externa, siguió adonde Dios le llevaba, cumpliendo plena y sinceramente las condiciones de su parte y confiando en que el Señor cumpliría fielmente su palabra. El patriarca fué adonde Dios le indicó que era su deber ir; pasó por el desierto sin terror; vivió entre naciones idólatras, con el único pensamiento: “Dios habló; estoy obedeciendo a su voz; él me guiará y protegerá.”

Los mensajeros de Dios necesitan hoy una fe y una confianza como la que tuvo Abrahán. Pero muchos de aquellos a quienes el Señor podría usar, no quieren avanzar, oyendo y obedeciendo a su voz sobre todas las demás. La relación con sus deudos y amigos, las antiguas costumbres y compañías, tienen a menudo tanta influencia sobre los siervos de Dios que él no puede darles sino poca instrucción, comunicarles poco conocimiento de sus propósitos; y con frecuencia después de un tiempo los pone a un lado y llama en su lugar a otros, a quienes prueba de la misma manera. El Señor haría mucho por sus siervos, si ellos estuviesen completamente consagrados a él, estimando sus servicios por encima de los vínculos de la parentela, y toda otra asociación terrenal.

Los ministros del evangelio tienen una obra sagrada. Tienen que dar al mundo un solemne mensaje de amonestación, un mensaje que será sabor de vida para vida, o de muerte para muerte. Son mensajeros de Dios al hombre, y nunca deben perder de vista su misión ni sus responsabilidades. No son como los mundanos; ni pueden ser como ellos. Si fuesen fieles a Dios, conservarían su carácter separado y santo. Dejan de estar relacionados con el cielo, están en mayor peligro que otros, y pueden ejercer más intensa influencia en la mala dirección; porque Satanás tiene constantemente su ojo sobre ellos, esperando que

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»