Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Testimonios Selectos Tomo 3, Page 386

él: “He aquí un verdadero israelita, en el cual no hay engaño.” El Señor lee el corazón de cada uno y comprende sus motivos y propósitos. “La oración de los rectos es su gozo.” El no será tardo en oír a aquellos que le abren su corazón, sin exaltarse a sí mismos, sino sintiendo sinceramente su gran debilidad e indignidad. 3TS 385.3

Hay necesidad de oración—de oración muy ferviente, sincera, como en agonía,—de oración como la que ofreció David cuando exclamó: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía.” “Yo he codiciado tus mandamientos;” “deseado he tu salud.” “Codicia y aun ardientemente desea mi alma los atrios de Jehová: mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.” “Quebrantada está mi alma de desear tus juicios en todo tiempo.” Tal es el espíritu de la oración que lucha, como el que poseía el real salmista. 3TS 386.1

Daniel oró a Dios, sin ensalzarse a sí mismo ni pretender bondad alguna: “Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y haz; no pongas dilación, por amor a ti mismo. Dios mío.” Esto es lo que Santiago llama la oración eficaz y ferviente. De Cristo se dice: “Estando en agonía, oraba más intensamente.” ¡Qué contraste presentan con esta intercesión de la Majestad celestial las débiles y tibias oraciones que se ofrecen a Dios! Muchos se conforman con el servicio de los labios, y pocos tienen un anhelo sincero, ferviente y afectuoso por Dios. 3TS 386.2

La comunión con Dios imparte al alma un íntimo conocimiento de su voluntad. Pero muchos de los que profesan la fe, no saben lo que es la verdadera conversión. No han experimentado la comunión con el Padre por medio de Jesucristo, y no han sentido el poder de la gracia divina para santificar el corazón. Orando y pecando, pecando y orando, viven llenos de malicia, engaño, envidia, celos y amor propio. Las oraciones de esta clase son abominación delante de Dios. La verdadera oración requiere las energías del alma y afecta la vida. El que presenta así sus necesidades delante de 3TS 386.3

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»