Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Evangelismo, Page 207

Capítulo 9—Afirmemos el interés

La predicación para lograr una decisión final

Mediante lecciones sencillas y no por la elocuencia—Aquel que, en su predicación, se fija por blanco supremo la elocuencia, da a la gente ocasión de olvidar la verdad que está mezclada con su oratoria. Desvanecida la emoción, se verá que la Palabra de Dios no se fijó en la mente, y que los oyentes no ganaron en entendimiento. Pueden hablar elogiosamente de la elocuencia del predicador, pero no habrán sido llevados más cerca de la decisión. Hablan del sermón como hablarían de una función de teatro, y del predicador, como de un actor. Pueden volver para escuchar la misma clase de discurso, pero se irán sin haber sentido impresión alguna y sin haber sido alimentados.

No son discursos floridos lo que se necesita, ni un desbordamiento de palabras sin sentido. Nuestros predicadores han de predicar de una manera que ayude a la gente a comprender la verdad vital.—Obreros Evangélicos, 160, 161 (1915).

Hay almas indecisas en todas las reuniones—Hay almas en toda congregación que están dudando, que están casi persuadidas a ser completamente para Dios. La decisión se hace para el tiempo y por la eternidad; pero muy a menudo ocurre que un pastor no tiene el espíritu y el poder del mensaje de verdad en su propio corazón, y por ende no se hace ningún llamamiento directo a esas almas que están temblando en la balanza. El resultado es que las impresiones no se profundizan en el corazón de los convencidos; y salen de la reunión sintiéndose menos inclinados a aceptar el servicio de Cristo que cuando vinieron. Deciden esperar una oportunidad más favorable; pero ésta nunca llega.—Testimonies for the Church 4:447 (1880).

Algunos escuchan su último sermón—Algunas personas pueden estar escuchando su último sermón, y otras nunca más estarán en una situación donde podrán recibir la explicación de la cadena de la verdad y donde se hará una aplicación práctica de ella a su vida. Cuando se pierde esa preciosa oportunidad, se pierde para siempre. Si Cristo y su amor redentor hubiesen sido exaltados en relación con la teoría de la verdad, esto podría haberlos llevado al lado del Salvador.—Testimonies for the Church 4:394 (1880).

Un llamamiento en todo sermón—Con la unción del Espíritu Santo, que le dé una preocupación por las almas, no despedirá a la congregación sin presentar ante ella a Jesucristo, el único refugio del pecador, haciendo un fervoroso llamamiento que llegue al corazón de los oyentes. Debe pensar que tal vez no habrá de encontrarse nunca más con estos oyentes hasta el

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»