Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 11

Sección 1—El bello hogar

Capítulo 1—La atmósfera del hogar

El hogar es el centro de toda actividad—La sociedad se compone de familias, y será lo que la hagan las cabezas de familia. Del corazón “mana la vida;” y el hogar es el corazón de la sociedad, de la iglesia y de la nación.1El Ministerio de Curación, 269.*Unos cuantos de los libros de la Sra. E. G. de White que se citan en esta obra han sido traducidos al castellano a través de los años. En todos los casos en que resultó posible, las citas se transcribieron de las ediciones publicadas en la Biblioteca del Hogar Cristiano, a la cual se incorporó también la edición revisada y corregida de “El Ministerio de Curación.”—El traductor.

La elevación o la decadencia futura de la sociedad será determinada por los modales y la moralidad de la juventud que se va criando en derredor nuestro. Según se hayan educado los jóvenes y en la medida en que su carácter fué amoldado en la infancia por hábitos virtuosos, de dominio propio y temperancia, será su influencia sobre la sociedad. Si se los deja sin instrucción ni control, y como resultado llegan a ser tercos, intemperantes en sus apetitos y pasiones, así será su influencia futura en lo que se refiere a amoldar la sociedad. Las compañías que frecuenten los jóvenes ahora, los hábitos que adquieran y los principios que adopten indican cuál será el estado de la sociedad durante los años venideros.2Pacific Health Journal, junio de 1890.

El más dulce de los cielos—El hogar debe ser hecho todo lo que la palabra implica. Debe ser un pequeño cielo en la tierra, un lugar donde los afectos son cultivados en vez de ser estudiosamente reprimidos. Nuestra felicidad depende de que se cultive así el amor, la simpatía y la verdadera cortesía mutua.3Testimonies for the Church 3:539.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»