Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 230

Capítulo 43—Influencias prenatales

Las mujeres deben prepararse para ser madres—Las mujeres necesitan tener mucha paciencia antes de poder llegar a ser madres. Dios ha dispuesto que sean idóneas para esto. Por la relación que la madre sostenga con Cristo, su obra llega a ser infinita y sobrepuja el entendimiento. El cargo de la mujer es sagrado. Se necesita la presencia de Jesús en el hogar; porque los servicios de amor que presta la madre pueden hacer del hogar un Betel. Ambos esposos deben cooperar.

¡Qué mundo no tendríamos si todas las madres se consagrasen sobre el altar de Dios, y dedicasen a Dios sus hijos, tanto antes como después de su nacimiento!1Manuscrito 43, 1900.

Importancia de las influencias prenatales—Muchos padres creen que el efecto de las influencias prenatales es cosa de poca monta; pero el Cielo no las considera así. El mensaje enviado por un ángel de Dios y reiterado en forma solemnísima merece que le prestemos la mayor atención.

Al hablar a la madre hebrea [la esposa de Manoa], Dios se dirige a todas las madres de todos los tiempos. “Ha de guardar—dijo el ángel—todo lo que le mandé.” El bienestar del niño dependerá de los hábitos de la madre. Ella tiene, pues, que someter sus apetitos y sus pasiones al dominio de los buenos principios. Hay algo que ella debe rehuir, algo contra lo cual debe luchar si quiere cumplir el propósito que Dios tiene para con ella al darle un hijo.2El Ministerio de Curación, 288.

El mundo está lleno de trampas para los jóvenes.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»