Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 245

Capítulo 46—La segunda madre

Consejos a una segunda madre—Su casamiento con un hombre que ya tiene hijos resultará en una bendición para Vd.... Estaba en peligro de concentrar demasiado su atención en sí misma. Tenía Vd. preciosos rasgos de carácter que necesitaban despertarse y ejercitarse.... Mediante sus nuevas relaciones adquirirá una experiencia que le enseñará a tratar con otras mentes. El cuidar a los niños desarrolla afecto, amor y ternura. Las responsabilidades que le incumban en su familia pueden ser el medio de alcanzar gran beneficio. Esos niños serán para Vd. un precioso libro de texto. Le reportarán muchas bendiciones si Vd. los estudia debidamente. Los pensamientos despertados al tener que cuidarlos le inducirán a ejercer ternura, amor y simpatía. Aunque esos niños no son parte de su carne y sangre, por haberse casado Vd. con su padre, han llegado a ser suyos, para que los ame, aprecie, instruya y atienda. Su relación con ellos le hará poner en acción pensamientos y planes que le serán de verdadero beneficio.... Por la experiencia que adquiera en su hogar, perderá las ideas egocéntricas que amenazaban con arruinar su obra y cambiará los planes rígidos que era necesario suavizar y subyugar....

Vd. necesitaba desarrollar mayor ternura y una simpatía más amplia, a fin de poder acercarse a los que necesiten palabras amables, llenas de comprensión. Esos hijos le inducirán a manifestar aquellos rasgos de carácter y le ayudarán a desarrollar amplitud de miras y de juicio. Al tratarlos con amor, Vd.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»