Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 411

Si los hombres fueran hoy sencillos en sus costumbres y vivieran en armonía con las leyes de la naturaleza, habría abundante provisión para todas las necesidades de la familia humana. Habría menos necesidades imaginarias y más oportunidad de trabajar de acuerdo con los métodos de Dios. ...

La pobreza no necesita privarnos de manifestar hospitalidad. Hemos de impartir lo que tenemos. Hay quienes luchan para ganarse la vida, quienes tienen grandes dificultades para suplir sus necesidades; pero aman a Jesús en la persona de sus santos, y están listos para mostrar hospitalidad a creyentes e incrédulos, y tratan de hacer provechosas sus visitas. En la mesa y en el culto de la familia, dan la bienvenida a los huéspedes. El momento de oración impresiona a aquellos que reciben su hospitalidad, y aun una visita puede significar la salvación de un alma de la muerte. El Señor toma nota diciendo: “Te lo pagaré.”11Joyas de los Testimonios 2:571-574.

Reconoced las oportunidades—Despertad, hermanos y hermanas. No temáis las buenas obras. “No nos cansemos, pues, de hacer bien; que a su tiempo segaremos, si no hubiéremos desmayado.” No esperéis que se os indique vuestro deber. Abrid los ojos y ved en derredor vuestro; llegad a conocer a los desamparados, afligidos y menesterosos. No os escondáis de ellos, y no procuréis aislaros de sus necesidades. ¿Quién da las pruebas mencionadas en Santiago, de poseer la religión pura, sin mancha de egoísmo o corrupción? ¿Quiénes están ansiosos de hacer cuanto puedan para ayudar en el gran plan de salvación?12Testimonies for the Church 2:29.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»