Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

La Historia de la Redención, Page 370

Capítulo 49—No se avanza como se debe

La reforma no terminó con Lutero, como algunos suponen. Debe continuar hasta el fin de la historia del mundo. El reformador tenía una gran obra que hacer al reflejar sobre los demás la luz que Dios había permitido que resplandeciera sobre él; pero no recibió toda la luz que se debía dar al mundo. Desde esa época hasta ahora continuamente ha estado brillando nueva luz sobre las Escrituras, y se han ido desarrollando constantemente nuevas verdades.

Lutero y sus colaboradores llevaron a cabo una noble tarea en favor de Dios; pero como salieron de la Iglesia Católica, como habían creído ellos mismos sus doctrinas y las habían defendido, no se podía esperar que descubrieran de golpe todos sus errores. Su obra consistió en quebrantar las cadenas de Roma y dar la Biblia al mundo; pero había importantes verdades que no descubrieron, y graves errores a los que no renunciaron. La mayor parte de ellos continuaron guardando el domingo junto con otras festividades católicas. Es verdad que consideraron que su observancia no se basaba en autoridad divina alguna, pero creyeron que había que guardarlo por ser un día de culto generalmente aceptado. Hubo algunos entre ellos, sin embargo, que honraron el sábado del cuarto mandamiento. Entre los reformadores de la iglesia debe darse un

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»