Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio de Curación, Page 307

La verdadera educación prepara para la obra misionera

La verdadera educación es una preparación para ser misionero. Todo hijo e hija de Dios está llamado a ser misionero; se nos llama a servir a Dios y a nuestros semejantes, y el objeto de nuestra educación debe ser capacitarnos para este servicio. MC 307.1

La preparación para servir

Este objeto deberían tenerlo siempre presente los padres y maestros cristianos. No sabemos en qué actividad han de servir nuestros hijos. Puede ser que su vida transcurra en el círculo del hogar; tal vez sigan alguna de las profesiones ordinarias de la vida o vayan a países paganos para enseñar el Evangelio; pero serán todos igualmente misioneros de Dios, ministros de misericordia para el mundo. MC 307.2

Dios ama a los niños y a los jóvenes, con sus lozanas dotes, con su energía y valor, sus delicadas susceptibilidades, y desea ponerlos en armonía con los agentes divinos. Tienen, por lo tanto, que recibir una educación que los habilite para ponerse de parte de Cristo y servirle abnegadamente. MC 307.3

Cristo dijo acerca de todos sus hijos hasta el fin del tiempo, lo mismo que declaró con respecto a los primeros discípulos: “Como tú me enviaste al mundo, también los he enviado al mundo” (Juan 17:18), para ser representantes de Dios, para revelar su Espíritu, para poner de manifiesto su carácter, para hacer su obra. MC 307.4

Nuestros hijos están como en la encrucijada de los caminos. De todos lados las mundanas incitaciones al egoísmo y la MC 307.5

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»