Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio de Curación, Page 319

“Así dijo Jehová:
No se alabe el sabio en su sabiduría,
ni en su valentía se alabe el valiente,
ni el rico se alabe en sus riquezas.
Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar:
en entenderme y conocerme,
que yo soy Jehová, que hago misericordia,
juicio, y justicia en la tierra:
porque estas cosas quiero, dice Jehová.” Jeremías 9:23, 24.

Necesitamos estudiar las revelaciones que de sí mismo nos dió Dios.

“Amístate ahora con él,
y tendrás paz;
y por ello te vendrá bien.
Toma ahora la ley de su boca,
y pon sus palabras en tu corazón. ...
Y el Todopoderoso será tu defensa. ...
Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente,
y alzarás a Dios tu rostro.
Orarás a él,
y él te oirá;
y tú pagarás tus votos.
Determinarás asimismo una cosa,
y serte ha firme;
y sobre tus caminos resplandecerá luz.
Cuando fueren abatidos, dirás tú:
Ensalzamiento habrá:
y Dios salvará al humilde de ojos.” Job 22:21-29.

“Porque las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas.” Romanos 1:20.

Las cosas de la naturaleza que ahora contemplamos nos dan apenas un débil concepto de la gloria del Edén. El pecado afeó la belleza de la tierra, y por doquiera pueden verse los estragos del mal. No obstante, queda aún mucha hermosura. La naturaleza atestigua que un Ser infinito en poder, grande en bondad, misericordia y amor, creó la tierra y la llenó de

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»