Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 100

Sujeción a la autoridad

Ha de reprenderse el primer intento de irregularidad en la conducta, y debe enseñarse a los jóvenes a ser francos, aunque modestos y dignos en todas sus relaciones. Se les debe enseñar a respetar las reglas justas de autoridad. Si se niegan, que sean despedidos, no importa qué posición ocupen; de lo contrario, desmoralizarán a otros.—Special Testimonies, Series B, 16:3.

Esfuerzo mental y físico proporcionado

Los jóvenes que se mantienen en la escuela y están confinados a un estudio dedicado, no pueden tener buena salud. El esfuerzo mental sin su correspondiente ejercicio físico hace que afluya una proporción indebida de sangre al cerebro, y así la circulación se desequilibra. El cerebro tiene demasiada sangre, mientras las extremidades tienen muy poca. Las horas de estudio y recreación deben regularse con esmero y dedicar cierto tiempo al trabajo físico. Cuando los hábitos de los estudiantes en al comida y la bebida, el vestido y el sueño están de acuerdo con la ley física, pueden educarse sin sacrificar la salud. Debe repetirse a menudo la lección, y grabarse en la conciencia, de que la educación será de poco valor si no hay fuerza física para usarla después de obtenerla.

No se debe permitir a los estudiantes que abarquen tantos estudios que no tengan tiempo para el adiestramiento físico. La salud no puede conservarse a menos que una parte de cada día se dedique al esfuerzo muscular al aire libre. Debieran consagrarse horas regulares a algún trabajo físico u otro ejercicio que ponga en actividad todas las partes del cuerpo. Iguálese la carga de las facultades mentales y físicas, y se vivificará la mente del estudiante. Si está enfermo, el ejercicio físico a menudo ayudará al organismo a recobrar su estado normal. Cuando los estudiantes abandonan el

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»