Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 106

y los estudiantes deben unirse en esto. Es lo que se hizo en las antiguas escuelas de los profetas.—Carta 116, 1898.

Estudiad materias prácticas

Demasiada devoción al estudio, aun de la ciencia verdadera, genera un apetito anormal que aumenta mientras se lo alimenta. Esto suscita un deseo de conseguir más conocimiento del que es esencial para hacer la obra del Señor. El propósito de obtener conocimiento únicamente por la satisfacción propia desvía la mente de la lealtad a Dios y detiene el avance hacia la santidad práctica... El Señor Jesús impartió solamente tal medida de instrucción como podía ser utilizada... La mente de los discípulos a menudo era estimulada por la curiosidad; pero en lugar de gratificar sus deseos de saber lo que no era necesario para su trabajo, él les abría nuevos canales de pensamiento. Él les dio la instrucción que más necesitaban, sobre la santidad práctica...

Intemperancia en el estudio

La intemperancia en el estudio es una especie de intoxicación; y los que se entregan a ella, como el borracho, se desvían de la senda segura y caen en las tinieblas. El Señor quiere que todo alumno tenga presente que debe mantener la vista fija sólo en la gloria de Dios. No ha de agotar ni malgastar sus facultades físicas y mentales tratando de adquirir todo el conocimiento posible de las ciencias, sino que debe conservar la frescura y el vigor de ellas para dedicarse a la obra que el Señor le ha señalado: ayudar a las almas a hallar la senda de la justicia.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos, 391.

No diversiones, sino una obra consagrada

Hay algunos que piensan que si hay prosperidad aquí (Loma Linda), habrá que dar cabida a alguna diversión.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»