Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 109

de entrenamiento.

Si no pueden realizar un esfuerzo mental que necesita prolongarse por dos, tres o hasta cinco años, según el caso, se les debe decir esto, y aconsejarles que pasen sus vacaciones de verano trabajando al aire libre; o si no pueden soportar los rigores del constante estudio, debe aconsejárseles que se dediquen a un trabajo al aire libre y estudien libros por cuenta propia.

Si se dedican a hacer suficiente ejercicio, el cerebro se les aclarará para comprender las materias que estudien solos, y su progreso será rápido. Que traten de atender enfermos si tienen oportunidad, poniendo en práctica el conocimiento teórico que hayan aprendido del estudio de los libros. Se me ha instruido que en muchos casos se puede obtener más conocimiento práctico en esta forma que por muchos cursos estudiados en una facultad de medicina.—Manuscrito 123, 1902.

Nuestra relación con los requerimientos legales

Se me han dirigido algunas preguntas referentes a nuestra relación hacia las leyes que gobiernan el ejercicio de la medicina. Necesitamos actuar en forma inteligente, pues al enemigo le gustaría estancar nuestra obra para que nuestros médicos tengan sólo una influencia limitada. Algunos hombres no actúan en el temor de Dios, y pueden tratar de acarrearnos dificultades colocándonos yugos que no podamos llevar. No podemos someternos a regulaciones que sacrifiquen principios; esto pondría en peligro la salvación del alma.

Pero debemos acatarlas siempre que podamos cumplir con las leyes del país sin colocarnos en una falsa posición. Las leyes sabias se han dictado para salvaguardar a la gente contra la imposición de médicos no calificados. Debemos

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»