Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 117

colocado como atalayas no deben mirar pasivamente mientras otros se esfuerzan por desviar a hombres y mujeres por sendas de falsedad. Debe vigilarse cuidadosamente contra los espíritus seductores y las doctrinas de demonios. Dios hace un llamamiento a ministros y médicos misioneros para que tomen una posición firme del lado del bien. Las severas denuncias que Cristo dirigió contra los fariseos por enseñar como doctrina los mandamientos de los hombres, muestran la necesidad de guardarse contra las teorías que no armonizan con las verdades de la Palabra de Dios.—Manuscrito 78, 1904.

Exaltación de la naturaleza sobre el Dios de la naturaleza

El método general de educar a la juventud no satisface la norma de la verdadera educación. Los conceptos paganos están entretejidos en las materias de los libros de texto, y en ellos los oráculos de Dios se ponen en una luz cuestionable o aun objetable. Así la mente de la juventud se familiariza con las sugestiones satánicas, y las dudas, una vez albergadas, se convierten en hechos ciertos, y la investigación científica se hace engañosa por la forma en que se interpretan y pervierten los descubrimientos.

Los hombres se toman la atribución de refrenar la Palabra de Dios delante de un tribunal finito, y se pronuncia sentencia sobre la inspiración divina de acuerdo con la medida finita, y la verdad de Dios se hace aparecer como algo incierto ante los registros de la ciencia.

La obra de los falsos educadores

Estos falsos educadores exaltan la naturaleza sobre el Dios de la naturaleza y sobre el Autor de toda ciencia verdadera. En el tiempo mismo cuando los maestros deben haber sido firmes y perseverantes en su testimonio, en el

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»