Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 12

Lo visible ilustra lo invisible. En todas las cosas que hay sobre la tierra pueden contemplar la imagen y la inscripción de Dios.—La Educación, 99, 100.

El mensaje de la naturaleza

Toda la naturaleza está viva. Por medio de sus diversas formas de vida habla a los que tienen oídos para escuchar y corazón para entender quién es la fuente de toda vida. La naturaleza revela las obras maravillosas de su Artífice.—Carta 164, 1900.

El mensaje de amor

Al principio, Dios se reveló en todas las obras de la creación... Y sobre todas las cosas de la tierra, del aire y del cielo, escribió el mensaje del amor del Padre.

Aunque el pecado ha estropeado la obra perfecta de Dios, esa escritura permanece. Aún ahora todas las cosas creadas declaran la gloria de su excelencia... Cada árbol, arbusto y hoja emite ese elemento de vida, sin el cual no podrían sostenerse ni el hombre ni los animales; y el hombre y el animal, a su vez, sirven a la vida del árbol, del arbusto y de la hoja.—El Deseado de Todas las Gentes, 11, 12.

La naturaleza no es Dios

La obra de Dios en la naturaleza no es Dios mismo en la naturaleza. Las cosas de la naturaleza son la expresión del carácter de Dios; por ellas podemos comprender su amor, su poder y su gloria; pero no debemos considerar a la naturaleza como Dios. La habilidad artística de los seres humanos produce manualidades maravillosas, objetos que deleitan los ojos, y estas cosas nos dan algo de la idea del artífice; pero el objeto hecho no es el hombre. No es la obra, sino el artífice lo que es digno de honor. De esta forma, mientras la naturaleza es una expresión del pensamiento de

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»