Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 122

clase, para desviar al pueblo de Dios de su fidelidad. Él desea desviar la atención de ellos de los asuntos reales a las falsas teorías.

Una advertencia a despertar

Haced sonar la alarma, ministros y médicos. Haced una apelación al pueblo de Dios para que sea leal y fiel. Estad en guardia. Recordad que mientras cooperéis con Dios, tendréis como ayudadores a los ángeles excelsos en fortaleza. No aceptéis las teorías presentadas por los que no están de pie sobre el verdadero fundamento, los que están fascinados con aquello cuyo verdadero significado no conocen.

Despertad, mis hermanos, despertad, y levantad la señal de peligro. Sonad la alarma. Que nadie os persuada a aceptar teorías opuestas a las verdades de la Palabra de Dios. Los siervos de Dios tienen un solemne mensaje que llevar a este mundo caído y maldecido por el pecado. Deben levantar en alto el estandarte en el cual están inscritas las palabras “Los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.—Manuscrito 132, 1902.

Dios revelado en su palabra y en sus obras

Que nadie enseñe cosas que el Redentor, el Dueño del hombre, de su cuerpo, alma y espíritu, no ha enseñado. No necesitamos ninguna enseñanza fantasiosa referente a la personalidad de Dios. Lo que Dios desea que sepamos de él está revelado en su Palabra y en sus obras. Las cosas hermosas de la naturaleza reflejan su carácter y su poder como Creador. Son su regalo a la raza humana, para mostrar su poder y demostrar que él es un Dios de amor. Pero nadie está autorizado a decir que Dios mismo en persona está en una flor, en una hoja o en un árbol. Estas cosas son la creación de Dios y revelan su amor a la raza humana.

Pero tomar las obras de Dios, y considerarlas como

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»