Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 127

ciencia es engañosa y la filosofía es necedad. Los que se han separado del Salvador impulsarán teorías que se originan en el astuto enemigo. La vida de Cristo sobresale como el constraste de toda falsa ciencia, de toda teoría errónea y de todo método equivocado.

Se levantarán impostores con teorías sin fundamento en la Palabra de Dios. Debemos levantar en alto el estandarte que lleva la inscripción: “los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” Debemos retener firme nuestra confianza desde el comienzo hasta el fin. Que ninguno trate de rebajar la verdad al mezclarla con sofisterías. Que ninguno intente derribar el fundamento de nuestra fe, ni rebajar la norma al incluir en la tela hebras de manufactura humana. Ni una hebra de panteísmo debe colocarse en el tejido. La sensualidad, tan funesta para el alma y el cuerpo, es siempre el resultado seguro de introducir estas hebras en la tela.—Carta 249, 1903.

El asunto previsto

Se me ha advertido (1890) que de aquí en adelante tendremos una confrontación constante. La ciencia, así llamada, y la religión estarán en oposición porque el hombre finito no comprende el poder y la grandeza de Dios. Estas palabras de la Santa Escritura se me presentaron: “Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.”

Esto se verá con seguridad dentro del pueblo de Dios, y habrá personas incapaces de percibir las verdades más maravillosas e importantes para este tiempo, verdades que son esenciales para su propia seguridad y salvación, mientras asuntos que son en comparación como los más pequeños átomos, asuntos en los cuales escasamente hay un grano de verdad, se ventilan ampliamente y son

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»