Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 130

Predicad la palabra

Yo diría a los que sostienen conceptos contrarios a esta clara enunciación de Cristo: en tales asuntos el silencio es elocuencia. Es presunción dar cabida a suposiciones y teorías en relación a temas que Dios no nos ha dado a conocer en su Palabra. No necesitamos entrar en especulación acerca de nuestro estado futuro.

A mis hermanos ministros digo: “Predicad la Palabra; hacedlo a tiempo y fuera de tiempo”. No coloquéis en el fundamento heno, paja y hojarasca: vuestras propias invenciones y especulaciones, que no benefician a nadie.

Cristo no ocultó verdades esenciales para nuestra salvación. Las cosas que están reveladas son para nosotros y para nuestros hijos, pero no debemos permitir que nuestra imaginación establezca doctrinas referentes a lo que no se nos ha revelado.

El Señor ha hecho toda provisión para nuestra felicidad en la vida futura. Pero no ha hecho revelaciones concernientes a estos planes, y no debemos especular acerca de ellos. Ni debemos medir las condiciones de la vida futura por las condiciones de esta vida.—Manuscrito 28, 1904.

Engaño acerca de la afinidad espiritual

Se me reveló que usted está en grave peligro. Satanás va tras sus huellas, y a veces le ha susurrado fábulas placenteras y le ha mostrado cuadros encantadores de una a quien él sugiere como una compañera más idónea para usted que la esposa de su juventud, la madre de sus hijos.

Satanás está obrando sigilosa e incansablemente para derrumbarlo por medio de sus tentaciones especiosas. Él está decidido a hacerse su maestro, y usted necesita colocarse ahora donde pueda obtener fortaleza para resistirle. Él se propone entramparlo en las redes del espiritismo, y

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»