Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 163

practicar los principios estrictos de misericordia y justicia. Nuestra obra no debe ser como un vestido simplemente hilvanado. Hemos de imitar la perfección de Dios. “Vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”. Debemos establecer el fundamento de todo edificio profundo y sólido, como para la eternidad.—Manuscrito 63, 1899.

Representad los principios correctos

La honradez, la integridad, la justicia, la misericordia, el amor, la compasión y la simpatía se incluyen en la obra médica misionera. En toda esta obra debe practicarse la religión de la Biblia. El Señor no desea que nadie obre como su representante mientras siga costumbres y prácticas equivocadas de los médicos del mundo en el tratamiento dado a la humanidad enferma. Nuestros médicos necesitan reformarse en cuanto a cobrar elevadas sumas por operaciones críticas. Y la reforma debe extenderse todavía más. A menudo se cobra una suma exorbitante hasta por servicios menores, debido a que los médicos creen que deben regirse, a la hora de cobrar, por las prácticas de los médicos del mundo. Algunos siguen la política mundanal para acumular recursos, como ellos dicen, para el servicio de Dios. Pero Dios no acepta tales ofrendas. Él dice: “Yo Jehová soy amante del derecho, aborrecedor del latrocinio para holocausto”. A los que se relacionan en forma injusta con sus prójimos a la vez que profesan creer en mi Palabra, los juzgaré por representarme mal.

Mientras me presentaban estas cosas, mi Maestro dijo: “Las instituciones que dependan de Dios y reciban su cooperación deben obrar siempre de acuerdo con los principios de su ley. El cobro de una gran suma por una labor de pocos minutos, no es justo. Los médicos que están bajo la disciplina del más grande Médico que conoció alguna vez

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»