Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 179

Sección 8—Consejos y amonestaciones

Nuestra actitud hacia las instituciones del señor

En años pasados he escrito muchas cosas a nuestros hermanos de Norteamérica, Europa y Australia, con relación a la actitud que deben mantener hacia nuestras instituciones denominacionales. Ahora le envío algunas de ellas a usted, como instrucción oportuna.

De una carta escrita en 1889, cito lo siguiente:

“Los que llevan grandes responsabilidades en nuestras instituciones deben ser fortalecidos y apoyados al saber que los miembros de todo lugar oran por la prosperidad y el éxito de estas instituciones. Si las iglesias no sienten que la obra hecha en nuestras instituciones es muy importante, y que los obreros necesitan su simpatía y su cooperación inteligente y de corazón, esta deficiencia retardará el avance de la obra. Las quejas son muy frecuentes con relación a los hombres que llevan cargas pesadas. El desánimo viene sobre estos hombres debido a los elementos no consagrados que hay en las iglesias, a quienes les gusta hablar y dicen: ‘Informad, que nosotros informaremos.’ Esto crea más trabajo para los hombres que ya están sobrecargados.

“Los que se consagran diariamente a Dios y se esfuerzan por mantener en alto las manos de los que llevan responsabilidades, serán bendecidos por el cielo. Nosotros estamos comprometidos para hacer una gran obra, y Satanás utilizará todo su poder con el fin de ganar la adhesión de los mismos hombres y mujeres que podrían cooperar con Dios en hacer una preciosa obra si fueran purificados, santificados y guiados por el Espíritu Santo; si fueran de corazón amante, veraces y llenos de tierno

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»