Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 188

indiscreción pueden poner en peligro el alma, al abrir la puerta a la tentación y debilitar el poder de resistencia.

El salmista, al considerar las muchas trampas y tentaciones hacia el vicio, pregunta: “¿Con qué limpiará el joven su camino?” Esta pregunta es apropiada para todo el que está relacionado con nuestras misiones y para todo instrumento de Dios. En este estado de nuestra obra, la respuesta viene: “con guardar tu Palabra”. Hay que mantener una conexión viva con el cielo, buscando tan a menudo como lo hacía Daniel—tres veces al día—la gracia divina para resistir al apetito y la pasión. Luchar contra el apetito y la pasión sin la ayuda del poder divino será un fracaso; pero haga de Cristo su fortaleza y el lenguaje de su alma será: “En todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó’. Dijo el apóstol Pablo: “Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”.

Que ninguno crea que puede vencer sin la ayuda de Dios. Usted debe tener la energía, la fortaleza y el poder de una vida desarrollada en su interior. Entonces llevará fruto para santidad y aborrecerá el vicio intensamente. Usted necesita ejercer un constante esfuerzo para separarse de la mundanalidad, de la conversación barata, de todo lo sensual y elevarse a la nobleza del alma y a un carácter puro y sin mancha. Su nombre puede guardarse tan puro que llegue a estar desligado de cualquier cosa deshonesta o injusta, que se le respete por todo lo bueno y lo puro, de tal forma que pueda estar inscrito en el libro de la vida del Cordero, para ser inmortalizado entre los santos ángeles.—Manuscrito 4a, 1885.

Como corrientes de una fuente pura

Directores y auxiliares,... os hablo como a cristianos,

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»