Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 199

Dios no bendecirá a los que obren sin tomar consejo con sus hermanas. No se debe confiar en un adventista que se crea completamente suficiente y considere que puede seguir sin peligro su propio juicio, pues no anda en la luz como Cristo está en luz. Habrá muchos que no tengan un sentido correcto de lo que esté haciendo. Los hombres necesitan tener ideas claras y espiritualidad profunda. Dios desea que en su servicio, toda persona se mueva sensatamente, pesando los motivos que suscitan sus acciones.

Entre nosotros habrá gente irresponsable que no tiene una concepción adecuada de la obra importante que el Señor desea que se haga en nuestras instituciones: cuidar a los enfermos y diseminar los principios preciosos y esenciales de la reforma pro salud. Los que no han ajustado las prácticas de su vida a esta importante reforma necesitan una conversión cabal.

Pérdida espiritual ocasionada por objetivos egoístas

Si los hombres están tan confundidos y faltos de principios como para emplearse en la obra de los sanatorios con el fin de obtener ganancia personal y egoísta, no prosperarán en su vida espiritual ni podrán influir espiritualmente sobre otros como lo deberían hacer. Que los que tienen un gran deseo por distinguirse de alguna forma se dediquen a algún trabajo que no involucre tanto la causa de Dios como lo implica el establecimiento de un nuevo sanatorio.—Manuscrito 26, 1902.

En sabiduría y equidad

Ayer por la mañana (25 agosto de 1907), el doctor_____ me visitó, y tuvimos una larga entrevista. ...

Me preguntó acerca de la relación que debemos mantener hacia la obra médica y los sanatorios privados. No pude

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»