Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 222

somos obedientes a los mandamientos de Dios, estaremos perfectamente seguros y recibiremos señales inequívocas de su favor.—Carta 325, 1904.

Moderación en las tarifas

Debe hacerse provisión en nuestros sanatorios para atender a personas de toda clase. El Señor no llama a nuestro pueblo a que establezca instituciones donde todos los que vengan reciban alimentación y alojamiento gratis, y donde no se presenten los puntos peculiares de nuestra fe. El Señor no ha dejado a ningún adventista del séptimo día tal obra. Hacer esto sería un uso indebido del tiempo y los recursos.

El alojamiento y el tratamiento deben ser tales que atraigan a los pacientes de las clases altas. Los cuartos deben estar adaptados para el uso de los que están dispuestos a pagar un precio liberal. Pero los médicos no deben colocar una estimación exagerada en los pacientes acaudalados que pueden costear altos precios; ni debe haber un desembolso extravagante de recursos con el objetivo de obtener su favor. Los cobros por el tratamiento y el alojamiento no deben ser tan altos que no haya una buena disposición hacia mantener una alimentación sencilla e integral que es esencial para la salud. Solicitad un precio razonable por el tratamiento que se ha dado. Este proceder se convertirá en una recomendación ante todas las personas razonables.

El establecimiento de un precio por encima de lo que es verdadero y honesto puede estar de acuerdo con la costumbre de los médicos del mundo, pero no redundará para la gloria de Dios. No es su plan, y no obtendrá su aprobación. Esto tendrá una influencia negativa sobre el mundo. El cobro de precios elevados producirá repercusiones, y tendrá una influencia completamente diferente de la que

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»