Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 223

se esperaba. No deben cobrarse precios exorbitantes.

Se requiere un cambio

Se me ha comisionado para hablar a todos los médicos de nuestras instituciones. Se requiere una reforma en relación con la administración de estas instituciones. No se las debe manejar a la manera del mundo. A la vez que se trata gratis a muchos que no pueden sufragar sus gastos, a otros se les cobran precios exorbitantes por operaciones que llevan poco tiempo. Las cuentas de cobro de los médicos del mundo no deben ser la regla en nuestras instituciones...

El Señor ha dado amonestaciones y advertencias sobre estos puntos. Él no bendecirá el fraude en ningún paso de la transacción comercial. La profesión médica en general lleva una pesada carga de exacciones injustas; pero, ¿copiaremos su pecado? Nosotros somos reformadores. Se supone que nuestro proceder representa el carácter de la perfecta humanidad, el carácter puro y elevado de Cristo. Cuando esto sea verdad entre nosotros, incluiremos en las grandes responsabilidades un propósito bien establecido de integridad estricta en las cosas pequeñas. Todo corazón santificado siempre revelará principios santificados.—Manuscrito 169, 1899.

A un administrador inexperto

Usted debe colocarse siempre en la posición de la persona con quien se relaciona, y ver cómo se sentiría bajo circunstancias similares; y entonces actuar como quisiera que los demás actuaran con usted, para que no haya la posibilidad de ensombrecer en forma alguna la preciosa causa de la verdad. Ésta no debe ser censurada a causa del amor a la ganancia de unos pocos pesos o centavos. Que en ninguna ocasión se dé motivo a alguien para que diga que los adventistas del séptimo día alguna vez han realizado acciones

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»