Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 229

dado luz referente a que los jóvenes que se escogen para unirse a nuestros sanatorios deben ser los que tienen evidencia de que han sido aprendices aptos en la escuela de Cristo.—Carta 59, 1905.

Los sanatorios y la educación

Todo sanatorio que establezcan los adventistas del séptimo día debe ser administrado siguiendo lineamientos educativos. Y la institución debe avanzar constantemente hacia arriba y aún más arriba en las áreas del trabajo. Los que ocupan posiciones de responsabilidad deben recordar la influencia que sus palabras y acciones tienen sobre los que se relacionan con ellos. Deben trabajar para la salud espiritual y física de los que tengan contacto con la institución. Ha de realizarse una labor muy superior a la que se ha hecho hasta aquí en esta rama.

Los que ocupan posiciones de responsabilidad en un sanatorio, como administradores o enfermeras jefes, deben sentir la importancia de la responsabilidad que recae sobre ellos en la preparación de los que están a su cargo, de modo que realicen su labor en forma perfecta y rápida. Si son verdaderos cristianos, se esforzarán decididamente por conseguir los mejores resultados para el bien presente y eterno de los aprendices. No traicionarán la confianza sagrada al incluir en su instrucción sentimientos propios que no estén en armonía con la enseñanza de la Palabra de Dios.

Los que estén al frente de esta labor deberán obtener primero la semejanza a Cristo. Tienen que aprender diariamente en la escuela de Cristo. Entonces tendrán sabiduría para relacionarse bien con la mente humana. Entenderán cómo guiar de peldaño en peldaño en el verdadero conocimiento a los que vienen a la institución a prepararse para ser útiles en el servicio de Dios.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»