Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 257

en palabras y hechos. Los que son bendecidos con la luz de la verdad deben reflejarla. Al tomar el nombre de Cristo sobre ellos se han comprometido a ser colaboradores con Dios, y un espíritu de trabajo consagrado debiera manifestarse al cumplir los planes del Señor. Ellos deben ir a todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura, presentando la magnificencia de la vida del Salvador en su propio ejemplo de trabajo personal abnegado y con esfuerzos fervientes.

Yo oro por que el Espíritu Santo pueda comunicar su poder santificador a los obreros de nuestras instituciones. Mis hermanos y hermanas, despertad y convertíos en colaboradores con Aquel que dio su vida para la salvación del mundo. No debemos reducir nuestros esfuerzos en este tiempo. Cristo nos pide que trabajemos con todas las energías del corazón, el alma y la mente. Si prestáis la ayuda de vuestra influencia y esfuerzo a la obra de Cristo, los ángeles se unirán con vosotros, transformándoos en un poder salvador para Cristo.—Manuscrito 57, 1912.

Una influencia victoriosa

Actuad con ternura, con bondad y fidelidad en vuestra atención de los enfermos para que podáis ser una influencia transformadora para ellos. Necesitáis de la gracia de Cristo para que representéis en forma correcta su servicio. Y al presentar la gracia de la verdad en un verdadero servicio desinteresado, los ángeles estarán presentes para apoyaros. El Consolador estará con vosotros para cumplir la promesa del Salvador: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Tengo una exhortación que dar, un mensaje que comunicar a los obreros de nuestros sanatorios. Mantened puras vuestras almas. Desempeñad una labor que tenga una influencia victoriosa en los que están bajo vuestro cuidado. A menudo podéis hablar al enfermo acerca del Gran

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»