Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 266

Instrucción bíblica regular para los enfermeros

Los enfermeros deben recibir instrucción bíblica regular, para que estén habilitados para hablar a los enfermos palabras que los iluminen y los ayuden. Los ángeles de Dios están en los cuartos donde se trata a los enfermos, y debe ser pura y fragante la atmósfera que rodea el alma del que da el tratamiento. Las virtudes de Cristo deben verse en la vida de los médicos y los enfermeros. Los principios celestiales deben vivirse. Entonces, por lo que ellos hacen y dicen, el enfermo será atraído al Salvador.—Carta 59, 1905.

Dejemos nuestras cargas a sus pies

La influencia de la familia del sanatorio debe ser unificadora, en la cual cada miembro busque convertirse en una fuerza para el bien en el departamento donde trabaja. Para obtener este resultado, primero se requiere desarraigar todo principio malo; entonces los obreros pueden esperar obtener éxito en perfeccionarse como obreros cristianos. Solamente cuando se colocan bajo la disciplina de Dios, conformando su vida diaria al Modelo que tienen en la vida terrenal del Salvador, pueden convertirse en copartícipes de la naturaleza divina y escapar de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. Mientras estemos en este mundo, permaneceremos bajo examen y prueba. Se nos hará responsables no sólo por labrar nuestra propia salvación, sino por la influencia para el bien o el mal que ejerzamos sobre otras almas.

El que es manso en espíritu, el más puro y el que más se asemeje a un niño, será fortalecido para la batalla. Será vivificado con poder en el hombre interior por su Espíritu. El que siente su debilidad, y lucha con Dios como lo hizo Jacob, y como este siervo de antaño clama: “No te dejaré,

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»