Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 319

Un medio de entrada al corazón

La obra médica misionera debe tener sus representantes en nuestras ciudades. Deben abrirse centros y establecerse misiones siguiendo lineamientos correctos. Los ministros del evangelio deben unirse con la obra médica misionera, la que siempre se me ha presentado como la labor que debe romper el prejuicio que existe en nuestro mundo contra la verdad.

La obra médica misionera está creciendo en importancia y reclama la atención de las iglesias. Es una parte del mensaje del evangelio y debe recibir reconocimiento. Es el medio ordenado por el cielo para encontrar acceso al corazón de la gente. Es el deber de los miembros de nuestra iglesia en todo lugar seguir la instrucción del gran Maestro. El mensaje del evangelio debe predicarse en toda ciudad, pues esto está de acuerdo con el ejemplo de Cristo y sus discípulos. Los médicos misioneros deben tratar de alcanzar las clases altas con paciencia y dedicación. Si esta obra se lleva a cabo fielmente, hombres profesionales llegarán a ser evangelistas preparados.—Manuscrito 33, 1901.

Una ferviente apelación a los médicos

Estoy preocupada porque la mente de nuestros médicos se ocupa de muchas cosas que les impiden hacer la obra que Dios quisiera que desempeñaran como evangelistas. Por la luz que Dios me ha dado, sé que se necesita con urgencia al predicador lleno de vida, que sea consagrado, dedicado y que sepa cómo colocar su confianza en Dios. Necesitamos cien obreros donde ahora tenemos uno. Hay una gran labor que realizar antes que la oposición satánica nos cierre el camino y se pierdan nuestras oportunidades presentes para trabajar. El tiempo pasa rápidamente. Nuestras publicaciones son numerosas, pero el Señor llama a hombres y mujeres de nuestras iglesias, que tienen la luz, para que se dediquen a la obra misionera genuina. Que ellos con toda

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»