Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 325

decir que la mente no debe estrecharse de tal forma para que no dé cabida a la verdadera situación. Un ministro del evangelio, que es también un médico misionero, que puede curar las molestias físicas, es un obrero mucho más eficiente que uno que no puede hacer esto. Su labor como ministro del evangelio es mucho más completa...

Disipará prejuicios

A medida que el médico misionero cuide de los enfermos, si está bien equipado con conocimiento y materiales para poner ese conocimiento en práctica, con certeza disipará prejuicios. Se debería educar a las mujeres en los renglones de la obra médica misionera, para que cuando vayan a países paganos puedan ayudar a sus hermanas que necesitan ayuda. Con su servicio, el Señor abrirá puertas por medio de las cuales su Palabra hallará entrada.

Vivir el evangelio al mantener sus principios es sabor de vida para vida. Las puertas que han estado cerradas para el que sólo predica el evangelio, se abrirán al médico misionero inteligente. Dios alcanza el corazón por medio del alivio del sufrimiento físico. Se siembra una semilla de verdad en la mente, y es regada por Dios. Se puede requerir mucha paciencia antes que esta semilla muestre señales de vida, pero al final brota, y lleva fruto para vida eterna.

¡Cuán lentos son los hombres para comprender la preparación que Dios hace para el día de su poder! Dios obra hoy para alcanzar los corazones de la misma forma como lo hizo cuando Cristo estuvo sobre esta tierra. Al leer la Palabra de Dios, vemos que Cristo incluyó la obra médica misionera en su ministerio. ¿No somos capaces de abrir los ojos para discernir los métodos de Cristo? ¿No podemos entender la comisión que él dio a sus discípulos y a nosotros?—Manuscrito 58, 1901.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»