Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 345

del edificio. Deben darse conferencias acerca de los temas de la salud. Estas conferencias abrirán entendimientos embotados, y en la mente se fijarán verdades que nunca se habían tomado en cuenta.—Carta 63, 1905.

Consejo a un médico del sanatorio

Durante la noche yo hablaba [en sueños] con usted. Tenía algunas cosas que decirle acerca de la alimentación. Yo le hablaba libremente, diciéndole que tendría que hacer cambios en sus ideas acerca de la alimentación que debe darse a los que, siendo del mundo, vienen al sanatorio. Estas personas han vivido en forma inadecuada, comiendo con mucha materia grasa, y sufren como resultado de la complacencia del apetito.

Necesitan una reforma en sus hábitos de comer y beber. Pero esta reforma no puede hacerse de una vez. El cambio debe ser gradual. Los alimentos saludables que se colocan delante de ellos deben ser apetitosos. Quizás ellos han ingerido tres comidas diarias durante toda su vida, de una alimentación muy rica en grasa. Es un asunto importante alcanzar a estas personas con las verdades de la reforma pro salud.

Pero para inducirlas a adoptar una dieta acertada, usted debe presentarles una cantidad abundante de alimentos sanos y apetitosos. Los cambios no deben ser tan abruptos que hagan que estas personas rechacen la reforma pro salud en lugar de ser atraídas a ella. Los alimentos que se les sirvan deben estar preparados en forma esmerada, y ser más apetitosos que los que usted y yo ingerimos...

Escribo esto porque estoy segura de que el Señor quiere que usted tenga tacto al relacionarse con la gente donde está, en sus tinieblas y su complacencia propia. En cuanto a mí, estoy en favor de una dieta frugal y sencilla. Pero no será lo mejor colocar delante de los pacientes

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»