Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 352

vestimenta saludable y de higiene general a algunas de las familias de nuestra propia iglesia. En sus labores recibió ayuda de algunos de los auxiliares del sanatorio que podían hacer demostraciones prácticas de cocina saludable y de enfermería sencilla.

Se invitó a los vecinos a presenciar estas demostraciones, y algunos que estaban presentes por invitación solicitaron que se dieran estudios similares en sus hogares, a los cuales ellos pudieran invitar a algunos de sus amigos. De esta forma la obra creció rápidamente, hasta que la doctora _____ no pudo seguir atendiendo todas las invitaciones que recibía. Su labor fue presentada a la atención del superintendente de las escuelas públicas, y ante su invitación ella dio pláticas de salud para mil quinientos jóvenes de las escuelas de la ciudad. Su cooperación con la Liga de Temperancia de Mujeres Cristianas le ha dado la oportunidad de relacionarse con muchas damas excelentes. Esfuerzos como éstos son factores poderosos para disipar de la mente de muchos el prejuicio que existe contra nuestro pueblo.—The Review and Herald, 1 de agosto de 1907.

Cooperación con otros obreros de la temperancia

Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para cooperar con los medios celestiales para la promulgación de la verdad y la justicia en la tierra. No podemos hacer una mejor labor que unirnos—siempre que lo hagamos sin comprometernos—, con los obreros de la Liga de Temperancia de Mujeres Cristianas. Hace años considerábamos la propagación de los principios de la temperancia como uno de nuestros deberes más importantes. De esta forma debemos hacerlo hoy. Nuestras escuelas y sanatorios deben revelar el poder de la gracia de Cristo para transformar la vida. Deben ser factores importantes en la causa de la temperancia.—Carta 274, 1907.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»