Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 357

puedo ver la necesidad de la mantequilla donde existe abundancia de frutas y de crema esterilizada. Se les debe permitir seguir sus propias convicciones a los que aman y sirven a Dios. Puede ser que no nos sintamos justificados en hacer lo que ellos hacen, pero no debemos permitir que surjan diferencias de opiniones que causen separación. Quiera el Señor ayudarnos a ser tan firmes como una roca en los principios dados en el Sinaí, y a no permitir que las diferencias de opinión se erijan como barreras entre nosotros y nuestros hermanos.—Carta 331, 1904.

Enseñanza de ideas extremistas

Es el deseo y el plan de Satanás introducir entre nosotros a personas que van a grandes extremos: individuos de mente estrecha que son criticones y severos, y muy tenaces en aferrarse a sus propios conceptos de lo que significa la verdad. Serán exigentes y buscarán poner en vigencia deberes rigurosos, e ir a grandes distancias en asuntos de menor importancia, mientras descuidan los asuntos más pesados de la ley: el juicio, la misericordia y el amor de Dios. Por medio de la obra de unas pocas personas de esta clase, todo el cuerpo de guardadores del sábado será considerado como intolerante, farisaico y fanático. A causa de estos obreros se considerará la obra de la verdad como indigna de atención.—The Review and Herald, 29 de mayo de 1888.

La buena cocina es una ciencia

Algunos son llamados a lo que se considera un deber humilde: el de cocinar. Pero la ciencia de cocinar no es un asunto menor. La preparación habilidosa de alimentos es una de las artes más esenciales, que está por encima de la enseñanza de la música o de la costura. Con esto no quiero decir que pasemos por alto la enseñanza de la música o de la costura, porque éstas también son esenciales. Pero

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»