Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 365

dieta. En la providencia de Dios todo país produce artículos alimenticios que contienen lo necesario para el mantenimiento del organismo. Estos elementos pueden combinarse en platos saludables y apetitosos.

Que los que abogan por la reforma pro salud se esfuercen ardorosamente por demostrar todo lo que proclaman que es la reforma pro salud. Que descarten todo lo dañino a la salud. Que utilicen alimentación sencilla y sana. La fruta es excelente y evita mucha cocción. Descartad los pasteles, las tortas y los postres elaborados, y otros platos preparados para tentar el apetito. Ingerid menos variedad de alimentos en una comida, y comed con acción de gracias.

Con referencia a la alimentación a base de carne todos podemos decir: descartémosla. Y todos debiéramos dar un testimonio claro contra el té y el café, al no usarlos nunca. No ha llegado aún el tiempo cuando yo pueda decir que debe descartarse el uso de leche y de huevos y deban ser descontinuados por completo. La leche y los huevos no deben ser clasificados como alimentos animales. En algunas enfermedades, el uso de los huevos es muy benéfico.

Que los miembros de nuestras iglesias se nieguen a todo apetito egoísta. Todo centavo gastado en té, café y carne es peor que malgastado, pues estas cosas obstaculizan el mejor desarrollo de las facultades físicas, mentales y espirituales.—Carta 135, 1902.

Santificación y dominio propio

El pueblo de Dios debe aprender el significado de la temperancia en todas las cosas. Debe practicar la temperancia al comer, beber y vestir. Toda complacencia propia debe desarraigarse de su vida. Antes que puedan comprender realmente el significado de la verdadera santificación y se puedan conformar a la voluntad de Dios, deben

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»