Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 374

menospreciar la pureza y la virtud. Éstos son inducidos por Satanás no sólo a corromper su propio cuerpo, sino a divulgar sus viles comunicaciones. Si los padres están enceguecidos por el pecado, a menudo no discernirán estas cosas.—Manuscrito 133, 1902.

En peligro de hacernos dispépticos

Pronto llegaremos a un tiempo cuando deberemos comprender el significado de una dieta sencilla. No falta mucho para que nos veamos obligados a adoptar una alimentación muy diferente a nuestro régimen actual...

Necesitamos estudiar el arte de preparar las frutas, los granos y las verduras de una manera sencilla. No necesitamos estas complejas combinaciones que se ofrecen. Como está la situación ahora, estamos en peligro de hacernos dispépticos.—Manuscrito 150, 1905.

Comidas demasiado frecuentes

El vicio de comer demasiado frecuentemente y en grandes cantidades, sobrecarga los órganos digestivos y produce un estado febril en el organismo. La sangre se hace impura y en consecuencia ocurren enfermedades de diversa índole. Se llama entonces al médico, quien receta alguna medicina que alivia los síntomas pero que no cura la enfermedad. Esto puede cambiar la forma de la enfermedad, pero el mal verdadero se magnifica diez veces. La naturaleza estaba haciendo lo mejor que podía para liberar al organismo de una acumulación de impurezas, y si se la hubiera dejado sola, ayudada por las bendiciones sencillas del cielo, tales como el aire puro y el agua pura, se habría efectuado una curación rápida y segura.

Los dolientes en tales casos pueden ayudarse personalmente mejor de lo que otros pueden hacer por ellos. Deben comenzar a liberar a la naturaleza de la carga que le han

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»