Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 376

con alimentos sencillos. Le tomará tiempo al gusto reponerse de los abusos que ha recibido, y recobrar su tono natural. Pero si se persevera en una conducta abnegada en la comida y la bebida no tardará en sentir que la alimentación sencilla y saludable es sabrosa; como resultado, la comida pronto se ingerirá con satisfacción mayor que la de los epicúreos al gozar de sus exquisitos manjares.—Spiritual Gifts 4:130, 131.

Orad por valor moral

Siempre que veo a niños alimentados con carne, desde que me fue dada la luz del cielo, siento que si sólo los padres supieran lo que están haciendo ayunarían y orarían en demanda de valor moral, y Dios los dotaría con sabiduría y gracia para hacer lo correcto. Todos los que sientan su necesidad del Espíritu para educar y disciplinar al yo y para preparar adecuadamente a sus hijos, negarán las exigencias del yo, tomarán su cruz y seguirán a Jesús.

El ayuno y la oración son recomendables y apropiados para ciertas cosas. En la mano de Dios, son medios de limpia el corazón y fomentar una mente receptiva. Obtenemos respuestas a nuestras oraciones porque humillamos nuestra alma delante de Dios. Si nuestros apetitos claman por consumir carne, hay que ayunar y orar para que el Señor nos dé su gracia y nos abstengamos de los deseos carnales que batallan contra el alma.

Alimentaos de Cristo

Debe haber menos ansiedad con relación a qué comeremos y qué beberemos para gratificar nuestros apetitos carnales; pero bien podemos alentar el apetito del alma, y orar por iluminación especial proveniente de la Palabra de Dios, y comer y beber aquella palabra. Jesús dice: “Yo soy el pan de vida”...

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»