Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 391

razón toda facultad que Dios les ha dado.

Más que otros, el médico debiera tomar, hasta donde le sea posible, horas regulares para descansar. Esto le dará fuerza para soportar las cargas pesadas de su trabajo. En su vida ocupada, el médico hallará que el escudriñamiento de las Escrituras y la oración sincera reportarán vigor a la mente y estabilidad al carácter.—Manuscrito 53, 1907.

Pérdida espiritual por agotamiento

Hay algunos que pueden llevar con éxito cierta cantidad de trabajo, pero que se sienten fatigados, malhumorados e impacientes cuando se los recarga con más faena de la que tienen fortaleza física o mental para realizar. Pierden el amor de Dios del corazón y luego se desalientan y pierden la fe, y no reciben la bendición divina. Hay médicos que han perdido su fortaleza espiritual porque han hecho el doble del trabajo que debieron haber realizado. Cuando se pida o se tiente a los hombres a llevar a cabo más labor de la que pueden hacer, que digan con firmeza: No puedo consentir en hacer esto. No me siento capaz de realizar con seguridad más de lo que estoy haciendo.—Manuscrito 44, 1903.

El ministro debe salvaguardar su salud

El propósito de Dios no es sólo que sus siervos tengan fe en la obra de sus instituciones; él quiere que vayan aún más lejos. Deben comprender que Dios desea que sean ejemplos vivos de lo que significa estar bien, física y espiritualmente. Él quiere que muestren evidencias de que la verdad ha realizado un gran trabajo en su favor.

La gente que asiste a nuestras conferencias no siempre está en un estado adecuado para juzgar correctamente. Muchos sufren de congestión cerebral. Otros de los que frecuentan nuestras asambleas debieran hacer primero todo lo que esté a su alcance para relacionarse debidamente con

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»