Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 394

La jardinería y la salud

Que hombres y mujeres trabajen en el campo, en la huerta y en el jardín. Esto comunicará salud y fortaleza a los nervios y a los músculos. Vivir encerrados y alimentar así la invalidez, es un asunto muy malo. Si los enfermos dieran a los nervios, a los músculos y a los tendones ejercicio adecuado al aire libre, su salud se renovaría.

La ignorancia más increíble prevalece con relación a colocar el cerebro, los huesos y los músculos en servicio activo. Cada parte del organismo humano debe ser ejercitada en forma equitativa. Esto es necesario para el desarrollo y la acción armoniosa de todo el cuerpo.

Muchos no ven la importancia de tener tierra para cultivar, y de sembrar y cosechar frutas y verduras para que sus mesas estén abastecidas con estas cosas. Se me instruye a decir a toda familia y a toda iglesia, que Dios os bendecirá cuando obréis vuestra propia salvación con temor y temblor, temiendo que, por un tratamiento insensato del cuerpo, podáis echar a perder el plan que el Señor tiene para vosotros.

Muchos actúan como si la salud y la enfermedad fueran enteramente independientes del proceder de ellos y estuviera completamente fuera de su control. No razonan de causa a efecto, y se someten a la debilidad y a la enfermedad como si fueran algo necesario. Consideran los violentos ataques de enfermedad como dispensaciones especiales de la Providencia, o como el resultado de algún poder dominante, que lo rige todo; y se vuelven a los fármacos como cura para el mal. Pero las drogas ingeridas para curar la enfermedad debilitan el organismo.

Ejercicio regular

Si los que están enfermos ejercitaran los músculos

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»