Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 405

Una parábola de lo que debiera ser

Cuando el doctor Paulson me mostró la ubicación que se había obtenido para la obra del sanatorio en Hinsdale, me sentía completamente satisfecha; este lugar respondía a las instrucciones que se me habían dado referente a los lugares que nuestro pueblo debía obtener para la obra de los sanatorios fuera de las grandes ciudades. El tiempo mostrará que las propiedades como ésta podrán utilizarse con mayores ventajas que los edificios de Chicago; pues la impiedad de Chicago es como la impiedad de Sodoma y Gomorra. También se me presentó que había otros lugares cerca de Chicago, pero lejos de la ciudad, que el Señor desea que su pueblo adquiera. Hay almas que deben ser alcanzadas. El mensaje debe proclamarse. Esta es la luz que se me ha dado.

Se me ha dado una representación de la predicación clara y poderosa de la Palabra de verdad en muchos lugares donde nunca se la ha escuchado hasta ahora. El Señor desea que se amoneste a la gente, pues una gran obra se hará en corto tiempo. He escuchado la Palabra de Dios proclamada en muchos lugares fuera de la ciudad de Chicago. Había muchas voces que pregonaban la verdad con gran poder. Lo que anunciaban no eran teorías imaginarias sino el mensaje de amonestación. Mientras la sólida verdad de la Biblia procedía de labios de hombres que no tenían teorías fantasiosas o ciencia engañosa para presentar, había otros que trabajaban con todo su poder para introducir falsas teorías en relación a Dios y a Cristo. Y se hicieron milagros para engañar, si fuese posible, a los mismos elegidos.

Escuché el mensaje proclamado con poder por hombres que no habían sido educados en _____. Entre los que estaban empeñados en la obra había jóvenes sacados de

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»