Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 409

Ha llegado el tiempo para que el pueblo del Señor se asegure de que se está dedicando a una obra que produzca tanto como lo que consume. Los que se han unido con la iglesia deben situarse donde su poder espiritual no disminuya, sino que aumente. No deben colocarse donde no tendrán oportunidad para crecer en la gracia.—Manuscrito 84, 1903.

Un sanatorio cerca de Nueva York

Necesitamos un sanatorio y una escuela en la vecindad de la ciudad de Nueva York, y mientras más demoremos en fundarlos, más difícil será.

Estaría bien adquirir un lugar fuera de la ciudad donde se pueda establecer el hogar de los obreros de la misión. Es de gran importancia que tengan las ventajas del agua pura, libre de toda contaminación. Por esta razón, a menudo está bien considerar las ventajas de una ubicación entre las colinas. Debe haber algo de tierra donde se puedan sembrar frutas y verduras para el beneficio de los obreros. Que haya una misión en un lugar tan saludable como sea posible, y que con ella esté conectado un pequeño sanatorio. También debe obtenerse un lugar en la ciudad, donde se puedan administrar tratamientos sencillos.

Tal hogar sería un lugar de reposo bienvenido para nuestros obreros, donde pudieran separarse del bullicio y la confusión de la ciudad. El ejercicio requerido para ascender colinas será de gran beneficio para nuestros ministros, médicos y otros obreros que corren el peligro de no hacer suficiente ejercicio.

Que hogares similares se obtengan cerca de varias ciudades, y que se hagan esfuerzos sinceros y decididos por parte de hombres capaces, para que en estas ciudades se dé el mensaje de amonestación que debe ir a todo el mundo. Sólo hemos tocado, por así decir, unas pocas ciudades.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»